Volver sin trabajo o quedarte para siempre

124473_4de88a0fe17e61d0edd5b0f90d0c3df8La alternativa era perpetuarme en Rusia, así que me puse una fecha y simplemente me marché, dejando atrás un empleo estable y sin un trabajo que me esperase. Muchos en España me toman por insensato cuando lo explico, no lo entienden, pues hay un pánico cultural al desempleo, por otra parte bastante justificado. El sueldito, la estabilidad, la hipoteca… Todos los axiomas de abuela cortocircuitan con mi historia, que en realidad es la de casi todos los que vuelven o quieren volver. Porque, salvo que seas un alto directivo, un científico reputado o trabajes en un sector muy próspero, es una utopía encontrar desde miles de kilómetros un trabajo en España, que las empresas llaman para entrevistar mañana y empezar el lunes. “Me di cuenta de que sería muy difícil encontrar empleo desde la distancia, así que decidí volver sin nada”, me explica por email Ángela, que ha regresado tras siete años fuera. En realidad, continúa, uno no vuelve sin nada, ya que tienes un cojín’ de gente, familia, casa… “no es un empezar de cero del todo”.

Regresar es un riesgo y requiere lo primero una cura de humildad, entender que no llegas a mesa puesta, que de hecho cambias cabeza de ratón por cola de león. No cuento Inglaterra, Francia o Alemania, que se vive bien y tienes Ryanair, pero no son ratón y difícilmente estás en la cabeza, pues la competencia es feroz, inmigrantes por doquier incluidos españoles.  Me refiero a los que se han ido a los confines del mundo, Indonesia, Sudáfrica, Kazajistán… Cuanto más lejos e inhóspito el destino, menos españoles, lo que reduce la competencia y convierte tu perfil en diferencial, especialmente si trabajas en sectores relacionados con el idioma. Era mi caso en Rusia, periodista, pagado por encima de la media de mercado, igual que profesores de castellano y educadoras. Por cierto, conocí también a varios entrenadores de fútbol, que debe ser la parcela con más prestigio y fuerza de la ‘Marca España’. Recuerdo que durante una temporada escribí una columna semanal en uno de los principales diarios de Rusia, Izvestia, soltaba cuatro tópicos de barra de bar sobre Guardiola y Mourinho y me presentaban como “experto”.

Si ya de por sí las condiciones laborales medias en España no son boyantes para titulados superiores, en esos sectores relacionados con el idioma la hostia del regreso es doble. ‘800 candidatos ya inscritos’, me dice Linkedin en una oferta que casa con mi perfil. Y como hay tanta competencia, las condiciones que se ofrecen caen dramáticamente. “Mejor no hablar del sueldo y condiciones, si uno piensa en eso no vuelve. Hay que dejar de comparar”, receta Ángela. Se trata sencillamente de darle otra oportunidad a España, al menos intentar el regreso, por todas esas cosas que no son trabajo, porque para hacer de nuevo las maletas siempre se está a tiempo.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s